2.17.2018

Discurso de Rafael Morla

Doctor Enerio Rodríguez Arias
Presidente de la Comisión Electoral de la UASD
Candidatos y candidata a la Rectoría de la UASD
Señores y señoras
Amigos y amigas:
Acudo a este espacio institucional, presidido por la Comisión Electoral, para expresar las ideas de Acción Renovadora Universitaria (ARU), así como las mías, en torno al presente y futuro de la UASD, siempre en el interés de contribuir al cambio, la renovación e innovación de la Academia, a la que he servido, durante más de 30 años, y que ahora, a mucho orgullo aspiro a dirigir durante el periodo 2018-22.
¿Qué haré cuando sea Rector de la UASD?
Haré lo pertinente, para convertir en realidad los cambios que conecten con la calidad académica, la transparencia y  el prestigio social. Cada miembro de la familia universitaria andará con la frente erguida, honrado de pertenecer a la Primada de América.
Aglutinaremos  un gran bloque de fuerzas y personalidades académicas,  con  solvencia moral, que contribuyan a su transformación, de cara a los requerimientos de la sociedad dominicana y la dinámica de los conocimientos que se vienen desarrollando en el mundo. Conocer y actuar para renovar la academia es nuestro lema.
Coloco mi mirada en el horizonte de los cambios necesarios, que enmarco en las cuatro transformaciones siguientes: 1. La reforma del entendimiento, 2. La reforma académica, 3. La reforma ética y 4. La reforma gerencial-institucional.
Dando un paso más, proclamo la necesidad  de diseñar un Pacto Académico, que supere el status quo vigente en la UASD (mezcla de orden-desorden),  que a su vez, abra las posibilidades de cambiar las relaciones  UASD-Sociedad, UASD-Estado-Gobierno. Esto supone un diálogo permanente, fluido y transparente, entre esos componentes del desarrollo social dominicano.
Hay que salir del círculo vicioso en que estamos atrapados desde hace 35 años, la sociedad dominicana y el mundo cambiaron, y cuando eso acontece, las universidades, que están insertas en esa realidad, tienen que moverse, y con prisa, porque si no quedan rezagadas, se llenan de impertinencias, obsolescencias, que les impiden cumplir con su razón de ser, es decir, con su visión, misión y valores. Se impone, en consecuencia, una reforma profunda, cero apariencias, que nos prepare para el mundo en que estamos, y que a su vez,  permita asumir sin temor los desafíos del porvenir.
Creo en la crítica, con criterio, y en el derecho innegociable, que tenemos de expresar libremente las ideas,  pero por favor, hagámoslo con fundamento y seriedad, para que el ejercicio de esta práctica le proporcione  a la institución sus efectos benéficos.  No  soy partidario del conformismo, que se adapta a las circunstancias,  y no cuestiona los males internos de la UASD y del país. En ese sentido, milito en las filas del optimismo objetivo, que rechaza  el pesimismo, conducente  al derrotismo y a la mala idea de que la Universidad Autónoma de Santo Domingo no tiene arreglo. Hagamos los cambios nosotros, para que no  lleguen desde fuera.

De aquí mi gran llamado a los que aman la UASD, creen en su viabilidad y su necesidad social, en tanto faro de luz de la nación dominicana, y como el más idóneo medio de promoción y desarrollo social de los sectores más deprimidos de la sociedad. El paréntesis abierto, durante los años 60, no sólo debe continuar, hay que ampliarlo, y para eso es necesario (este es el llamado), pensar la universidad, con el objetivo de renovar las vocaciones y compromisos con la sociedad dominicana, superar sus impertinencias y distorsiones académicas y administrativas, en fin, crear un orden , donde el trabajo creador, la disciplina, el reconocimiento del mérito,  la rendición cuentas y la transparencia ética, atraviesen beneficamente la vida institucional de la UASD.
Una vez electo rector, removeré cielo y tierra para colocar  la Universidad Autónoma de Santo Domingo en la agenda nacional, y lo haré a base de propuestas que contribuyan al desarrollo de la República Dominicana. Naturalmente, primero hay que poner la casa, las cosas y  la cabeza en orden,  tomando las medidas siguientes:

1-       Que los ideales de calidad, transparencia y trabajo constituyan el norte de la UASD.
2-       Aplicar los estatutos y reglamentos como  garantía de orden y disciplina en la institución.
3- Recuperar como ejercicio pertinente y necesario la crítica de los males sociales,  acompañadas de las necesarias propuestas al desarrollo nacional.
4-   Cancelar aquellos que no realicen un servicio útil  y que cobren sin trabajar (asesores, enlaces, conexas, etc.).
5-       Aplicar la baja estudiantil.
6-       Ponerle un límite provisional a las carreras del mercado masificadas.
7-       Propiciar un proceso de acompañamiento y seguimiento a las labores que se realizan en la UASD (docencia, investigación, extensión, conexas, licencias, sabático, contrataciones, y por supuesto el ejercicio de la autoridad).
8-       Prohibir la creación de nuevos centros universitarios y fortalecer los que existen.
9-       Propiciar que la UASD siempre esté abierta cumpliendo con su visión y misión estatutarias.
10-    Sancionar a todos los que cometan actos inmorales y se aparten de la visión y la misión que nos dan razón de ser.
11-    No permitir desórdenes, capuchas  y personas extrañas en el campus    universitario.
12-    Cambiar la percepción que la sociedad dominicana tiene de la UASD.
13-    Fuero y autonomía consciente y responsable.
14-    Consensual con la sociedad y el Estado los cambios necesarios.
15-    Descentralización total de los Centros Regionales.
16-    Llamar a concurso público y contradictorio  los puestos de la UASD.
17-    Prohibir las campañas electorales a destiempo y transparentar el uso de recursos.
18-    Cambiar la forma de elección de las autoridades.

Finalmente, señores y señoras, seré Rector, para que la Primada, fundada en 1538,
en una pequeña isla del Caribe antillano, un día se transforme, gracias al trabajo y
la dedicación de sus hombres y mujeres,  en la Primera de América.
Muchas Gracias,
Rafael Morla
Candidato a Rector 2018-22.
Santo Domingo 15 de febrero, 2018.